Aprendiendo a Pensar Estratégicamente

being strategicMe fascinan los castillos. Esa es una de las muchas razones por la que me encanta Gales, un pequeño y extravagante país con una larga historia, y más castillos por kilómetro cuadrado que cualquier otro país de Europa. Me fascinan los castillos, por lo menos en parte, por que ofrecen una gran metáfora sobre la idea de pensar estratégicamente. Existe un castillo que me gusta de manera especial. Este se encuentra asentado en una colina, escondido en un rincón lejano en el noroeste de Gales, y lo rodea la pequeña aldea de Criccieth. Actualmente no queda mucho de este castillo – parte de un par de torres de la portería y algunas pequeñas paredes de piedra – pero al entrecerrar los ojos, se puede imaginar cómo se hubiera visto hace 800 años, en lo alto del acantilado, con vista tanto a la Bahía de Cardigan, como a la campiña aledaña.
Imagínese lo que debe haberse necesitado para construir tal edificación, hace cientos de años. No solamente lo necesario para la construcción en sí misma – los meses o años de trabajo agotador en todo tipo de clima; las personas y los animales, las herramientas, y las piedras – sino más que eso. Hubo que considerar detenidamente la idea, para después reunir los diversos recursos necesarios y generar el apoyo requerido para volver esa idea realidad – todo esto sin el beneficio de maquinaria, tecnología y medios de comunicación modernos.
Y me dí cuenta de que esto solamente podría haber resultado de una intención clara y sostenida a través del tiempo: El tomar decisiones direccionales claves consistentemente, que le lleven, de la mejor manera, hacia su futuro deseado. En resumen, para construir un castillo de manera exitosa, especialmente si está ubicado en un acantilado sobre el mar, en el salvaje noroeste de Gales en el año 1230, se precisó que alguien fuera muy estratégico.

Llewellyn está en la playa, y mira a los invasores irlandeses en sus barcos. Él y sus hombres acaban de derrotarlos y mandarlos en retirada hacia el mar, y él se pregunta una vez más cómo puede mantener sus tierras a salvo y prósperas, cómo puede repeler no sólo a los irlandeses, sino también a los vikingos, los daneses y cualquiera que codicie un pedazo de su reino. Él se pregunta: ¿Cuál es la mejor manera de protegernos y defendernos de nuestros enemigos?
Él considera todos sus recursos y dificultades. Por un lado, los galeses son valientes y duros, buenos guerreros y leales a su príncipe. Ellos conocen las tierras y saben cómo trabajarlas y vivir de ellas. Sus granjas y cazadores proveen suficiente alimento y vestimenta y no dependen de extranjeros para cubrir sus necesidades. Por otro lado, como cualquier pueblo que depende de la tierra, están a merced del clima y no tienen recursos disponibles para desarrollar mejor y más nuevo armamento. Ellos tienen numerosos enemigos, pero están protegidos por el este hasta cierto punto por escarpadas montañas. El tener el mar en el resto de sus fronteras quiere decir que los enemigos se divisan mucho antes de que lleguen. Él sabe que los irlandeses están debilitados en este momento por tratar de abarcar demasiado. Sin embargo, también sabe que los vikingos, en la otra dirección, no están tan dispersos y su ansia de conquista es verdaderamente preocupante.
Él también piensa en la historia. Conoce los éxitos de su padre y su abuelo, y también conoce sus errores. Por ejemplo, ha aprendido que construir fortificaciones de madera no es ni seguro ni durable y que construir en lugares altos funciona bien tanto del punto de vista defensivo como ofensivo. Él también sabe lo que apasiona a su gente y lo que no les es tan importante. Ellos valoran la tierra, sus familias, el ser independientes y tradicionalmente les han importado menos los ideales abstractos de nación o instituciones de gobierno.

Con este entendimiento claro de él mismo y de su gente – de donde vienen, cuáles son sus ventajas y contra qué se están enfrentando – Llewellyn comienza a mirar hacia el futuro. Reúne a sus nobles y comparte con ellos sus reflexiones sobre su historia en común y su situación actual. Entonces les dice—en la lengua gala del siglo XIII claro está—“Entonces, dado todo esto mi amigos, ¿Cuál es la mejor manera de protegernos y defendernos, a nosotros mismos y a nuestra gente de nuestros enemigos?”
Después de mucha discusión (y varias copas de aguamiel), el grupo llega a la conclusión de que el cimiento de ese futuro seguro y confiable será un castillo, bien construido, completamente defendible y totalmente fortificado, en la colina frente a ellos; que provea una excelente vista del mar hacia el sur y el oeste, y de las tierras hacia el norte y el este. Llegan a un claro acuerdo sobre cómo será, cómo se verá, y de lo que hará para protegerlos.
Habiendo acordado eso, se despiden deseándose buenas noches, y prometen empezar a decidir cómo hacer su idea realidad a la mañana siguiente (cuando el efecto del aguamiel haya pasado)…

Regresaremos a estos nobles galeses del medievo en unos minutos, pero por ahora regresemos al siglo XXI. Y apuesto que usted se está preguntando porque los he llevado por este camino en particular. Permítanme explicarles.
En la introducción les dije que desde mi punto de vista, el ser estratégico es una habilidad que se puede aprender, como el ajedrez o la carpintería. Y similar a estas dos habilidades, ser estratégico involucra aprender a pensar siguiendo patrones específicos, y después actuar con base en estos pensamientos.

Estoy usando a Llewellyn, a sus hombres (disculpen que sean solamente hombres en la historia, recuerden que es el siglo XIII) y a su castillo, para ilustrar esta forma de pensar y actuar porque es un ejemplo maravilloso; ¡y también porque me permite usar la metáfora del “castillo en la colina” a lo largo de este libro! Así que regresemos con Llewelyn y su pandilla para ver que hacen ahora:

Los galeses se reunieron de nuevo alrededor de la mesa del consejo temprano a la mañana siguiente, listos para resolver el dilema de cómo lograr ese futuro seguro y confiable que han concebido; ese castillo en la colina.
Pero primero, Llewellyn los alienta a que piensen en lo que tendrán que superar para lograr esto. Un hombre, Gryffudd, menciona que ellos no han construido un castillo como este antes; ellos sólo han hecho fortalezas de madera en las colinas. Otros señalan que la colina es muy escarpada, y que aunque eso es bueno para defenderse de los enemigos, será un fastidio llevar a la gente y los materiales necesarios para poder construirlo. Finalmente Dafydd y Owain, los capitanes de la guardia, indican que no hay garantía de no ser atacados mientras están construyendo – y que serían más vulnerables de lo normal, con todos los hombres en buena condición física, ocupados en la construcción. Llewellyn concuerda con todo lo expresado y agrega algunos problemas adicionales: el tiempo y la energía que se requieren para acarrear la piedra, y el hecho de que cualquiera que esté construyendo el castillo, no podrá ocuparse de sus campos.

Después de eso hay mucha conversación – los galeses son hábiles y entusiastas oradores y saben debatir– pero para cuando el sol está en su punto más elevado, han acordado ya los esfuerzos más importantes que necesitan hacer, considerando desde donde están iniciando, hacia donde están tratando de ir y los obstáculos que existen. Llewellyn resume, “Muy bien, mis nobles, he aquí lo que hemos decidido: Primero necesitamos diseñar el castillo – un castillo que nos proteja y que podamos construir con los materiales y las habilidades a las que tenemos acceso-. Segundo, necesitamos decidir cómo lo construiremos – el proceso completo de principio a fin-. Tercero, necesitamos solucionar cómo vamos a defendernos y cómo vamos a cubrir nuestras necesidades mientras este está siendo construido. ¿Esto lo cubre todo?”
Todos asintieron. “Bien”, continuó Llewellyn. “Gruffydd, tú estás a cargo de decidir el diseño de esta cosa. Ifor, tú estas a cargo de definir cómo construirlo. Dafydd, tú y Owai creen el plan de contingencia para la defensa y el abastecimiento. Regresen en dos semanas con sus recomendaciones de qué, quién y cuándo.”
Al terminar la reunión, Gruffydd inmediatamente mira a su primo Hwyl, quien ha estado espiando en las fortalezas vikingas en Shrewsbury, y le pide su ayuda con la creación del diseño del castillo, incorporando las técnicas que los vikingos usan tan bien. Ifor va en busca de Teilo, quien es estupendo organizando hombres y suministros. Dafydd se reúne con Owain y los terratenientes más importantes para idear un plan de defensa y abastecimiento alternativo.

Van en camino a su castillo en la colina.

Por supuesto que estoy fabricando esto sin mucho fundamento. Pero puedo imaginarme que algo similar a esto ocurrió, pues ahí está, casi 800 años más tarde, el castillo Criccieth, un monumento a su clara intención y su bien planeada ejecución. Así que pretendamos que sucedió tal cual, un ejemplo sorprendentemente claro del modelo que estoy por compartir con ustedes:

being strategic1

DEFINE EL DESAFÍO: En mi definición de ser estratégico, notarán que las últimas cuatro palabras son “hacia su futuro deseado.” Esto implica, desde luego, ¡que ya han descifrado que aspecto de su futuro están buscando! Definir el desafío les permite tener claridad acerca de esto. En general, la manera más útil de determinar el desafío es encontrar una pregunta de tipo “¿Cómo puedo…? o ¿Cómo podemos…?, que mejor resuma el problema que están intentando resolver, o la meta que quieren alcanzar. Para nuestro príncipe de Gales, Llewellyn, la pregunta era “¿Cual es la mejor manera de protegernos y defendernos de nuestros enemigos?”

1) ACLARA QUÉ ES: En este paso del modelo, se hace uso tanto de su historia como de su realidad actual para comprender claramente donde se está iniciando en relación a su desafío. En nuestro ejemplo anterior, Llewellyn realizó un tipo de análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, y Amenazas) de manera informal. Se enfocó internamente en lo que él y su gente tenían como ventajas y de lo que carecían – sus fortalezas y debilidades –pero también se enfocó en factores externos a él; maneras en las que él y su gente eran amenazados por fuerzas externas (el ansia de conquista de los vikingos), y las formas en que estas fuerzas externas podrían ofrecer oportunidades para su éxito (la debilidad de los irlandeses por estar abarcando demasiado). Además, utilizó su conocimiento de la historia, reflexionando en los métodos efectivos y no tan efectivos con los que sus antepasados trataron de defender su reino.

2) VISUALIZA QUÉ ES LO ESPERADO: En este paso se contesta el fundamento de la pregunta inicial “¿Cómo podemos…? Usted visualiza un futuro que supere el desafío como lo ha definido, dada la realidad actual. El grupo de Llewellyn decidió que construir un castillo en la colina sería la mejor manera de resolver el desafío. Acordaron como luciría y funcionaría, y que es lo que les aportaría en términos de defensa y seguridad. En otras palabras, visualizaron su castillo en la colina con suficiente claridad para que todos pudieran verlo juntos y sentirse confiados de que si lo construían de acuerdo a su visión, solucionaría su desafío.
3) CONFRONTA CUALES SON LOS OBSTÁCULOS: En este momento del proceso de ser estratégico, se da un paso atrás para mirar el panorama completo de lo que han creado. Conocen donde están y a donde desean ir, así que ahora pueden examinar los obstáculos que están entre lo “qué es” y el futuro que han visualizado. Llewellyn y sus hombres sopesaron las principales dificultades que necesitarían enfrentar para construir su castillo; falta de experiencia previa; lo inaccesible del sitio; su vulnerabilidad durante el periodo de construcción; la dificultad de acarrear la piedra; y el hecho de que cualquiera que esté construyendo el castillo no podrá ocuparse de sus campos. Es indispensable conocer lo que podría interponerse entre su realidad actual y su futuro deseado. Entonces podrán tener en cuenta la necesidad de pasar por encima, rodear o atravesar estos obstáculos, dentro del plan.
4) DETERMINA CUÁL ES EL CAMINO: En esta última parte del proceso de ser estratégico, usted define primero sus estrategias – esas decisiones direccionales claves que tendrán que tomar para poder alcanzar su futuro deseado. Una vez que haya seleccionado esas estrategias, generará tácticas específicas que pongan las estrategias en marcha de la mejor manera posible. Llewellyn describió las decisiones direccionales claves para construir su castillo de esta manera: “Primero necesitamos diseñar el castillo – un castillo que nos proteja y que podamos construir con los materiales y las habilidades a las que tenemos acceso-. Segundo, necesitamos decidir cómo lo construiremos – el proceso completo de principio a fin-. Tercero, necesitamos solucionar cómo vamos a defendernos y cómo vamos a cubrir nuestras necesidades mientras este está siendo construido”. Una vez que él y sus hombres acordaron estas tres estrategias, mandó a algunos de ellos a elaborar planes tácticos – para definir el quién, qué y cuándo necesarios para implementar cada una de las tres estrategias.
La siguiente figura muestra cómo, mis colegas y yo, visualizamos este proceso; hemos encontrado que frecuentemente ayuda a la gente a imaginarlo literalmente como una travesía hacia la meta:

being strategic2

OCHOCIENTOS AÑOS DESPUÉS
Para que no piensen que este proceso aplica solo a situaciones medievales convenientemente simples, permítanme darles un ejemplo moderno de negocios, para demostrar la utilidad de este modo de pensar y actuar.
Hace algunos años, una organización sin fines de lucro acudió a nosotros y nos preguntó si podíamos ayudarles a reinventarse. Deseaban recuperar su posición como el grupo más importante para mujeres en su industria: el crecimiento de la membrecía se había estancado y los programas que ofrecían a sus miembros no estaban bien enfocados y se implementaban inconsistentemente. No estaban seguros de quienes querían ser y hacia donde querían ir. Contrataron a un nuevo y prominente Gerente General, y le pidieron que creara un nuevo plan estratégico para la organización.
Primero les ayudamos a determinar su desafío. Se dieron cuenta de que el corazón de este era, “¿Cómo podemos revitalizar nuestra organización para que sea el mejor recurso para las mujeres en nuestra industria?” Convocaron a un comité de planeación estratégica conformado por miembros del consejo directivo y personal de dirección, y nos reunimos con ellos por dos días. Durante ese tiempo nos enfocamos primeramente en esclarecer su “qué es” (llevaron mucha información sobre su situación actual que habían recopilado de miembros y asociaciones de la industria, y entre todos seleccionamos la más relevante). Después, el grupo visualizó su futuro deseado, acordando una nueva versión más simple de su misión, enfocada en el desarrollo de mujeres líderes, y acordó la visión de cómo se vería la organización si estuvieran cumpliendo con esa misión. Una vez que hicieron esto, examinaron los obstáculos para lograr la visión, tanto internos como externos a la organización; fueron especialmente francos acerca del hecho de que su reputación actual, que no era muy buena, era un desafío a superar.
En ese momento, todos en el grupo sintieron que entendían de donde estaban partiendo (punto A), hacia donde querían ir (punto B), y que obstáculos existían. Entonces, yo les ayudé a definir el camino desde el punto A al punto B: tomando decisiones direccionales claves que los llevarían, de la mejor manera, de su estado actual a su futuro deseado. Al final de dos días y de abundantes conversaciones profundas, ellos tenían un “mapa” – un puñado de estrategias y las tácticas para implementarlas – que creían que les permitiría alcanzar su visión.
Lo fabuloso fue que no pararon ahí. Incorporaron este enfoque más estratégico en todos sus pensamientos y acciones de allí en adelante. Se reunieron regularmente para seguir trabajando en sus estrategias, y desarrollaron el hábito de reunirse anualmente para revisar su misión, visión, sus estrategias y tácticas para reflejar el trabajo realizado y seguir avanzando hacia su visión.
Ahora, siete años después, la organización ha duplicado su membrecía y redefinido su oferta de programas para enfocarse en el desarrollo de liderazgo para mujeres. Además, se han asociado con otras organizaciones para mujeres para desarrollar un proyecto muy reconocido, que busca trabajar con asociaciones de la industria para evaluar su avance en asuntos claves que afectan a las mujeres. Han logrado mucho de lo que se propusieron en esa sesión inicial, así que este verano volverán a reunirse de nuevo para “re-visualizar” – decidir el siguiente capítulo en el futuro que quieren crear para ellos mismos.

AHORA VAMOS A SUS RESULTADOS DESEADOS
Hemos tenido suficiente introducción y panoramas generales; es hora de hablar de habilidades prácticas para ser estratégico. En la primera mitad del libro, iniciando con el capítulo siguiente, nos enfocaremos en el nivel individual. Aprenderá como abordar cualquier situación en su vida más estratégicamente, para así esclarecer y crear el futuro que desea.
En la segunda mitad del libro, exploraremos como puede adaptar este proceso para ayudar a un grupo a ser más estratégico en su enfoque. Aprenderá como compartir y poner en práctica los hábitos de pensamiento y acción de la primera mitad del libro, usando las técnicas y habilidades que mis colegas y yo hemos utilizado a través de los años para ayudar a nuestros clientes a ser más estratégicos.
A todo lo largo, Llewellyn, su gente y su castillo serán nuestros compañeros ¡Comencemos!

En la Vida Real:
Empiece a buscar este patrón – “qué es”, “qué es lo deseado”, “cuáles son los obstáculos”, “cuál es el camino” – en vidas y empresas exitosas. Cuando lea o escuche acerca de alguien que esté haciendo un gran cambio en su vida o en el mundo, o de una organización que esté alcanzando sus metas, vea si puede reconocer estos cuatro pasos de ser estratégico incluidos en esa historia. Una vez que pueda identificar la forma básica de este proceso en las historias, este comenzará a tener sentido como enfoque práctico.being strategic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s